Beber tequila a palo seco no significa pillarse la cogorza padre. El tequila es una bebida que cuesta mucho hacer, desde la planta del agave que tarda la ostia en madurar, pasando por la cosecha, producción y añejamiento. Hay que aprender a respetar la labor de los pobres diablos que nos facilitan este magífico alcohol.

La regla de oro, como siempre, va a ser NO TOMÁRSELO DE UN TRAGO. Olvidaros de este pésimo vicio que se ha arraigado entre la comunidad de agilipollados. Menos pensar en fiestas americanas pudre-cerebros y más en desiertos mexicanos.

Esto con matices ¿vale? Es cierto que el tequila blanco, al no haberse añejado tiene un sabor a alcohol mas fuerte que Hulk y puede ser jodido «degustarlo». Es por eso que antiguamente lo hechaban en un cuerno vaciado y se lo tomaban de un trago. Imitando a este cuerno se creo el vaso de chupito o «caballito» como se llama en México. Se lo tomaban de un trago por que era un tequila de poca calidad, daba poco juego y se tomaba más que nada para emborracharse.

Ahora, si quereis emborracharos y poneros como una cuba pues darle mambo a esto, pero por favor solo con el tequila blanco. No jodáis haciendo esto con un tequila reposado o peor aún con un añejo. Eso sí, advertidos quedáis de que la resaca va a ser de espectáculo.

Pero bueno si estáis leyendo esto, seguramente es por que no queréis ser el típico mamón borracho de la fiesta. Si lo que buscáis es como tomar un tequila a palo seco, degustarlo como debe ser y sentir el mero mero sabor ranchero, estáis en el sitio adecuado. Conseguir un buen tequila, 100% agave mejor que mejor. Podéis probar las siguientes formas de tomar tequila a palo seco:

Tequila a palo seco, estrictamente hablando

Sin hielo, ni limón, ni sal, ni pollas en vinagre. Si queréis degustar el tequila en todo su esplendor pues conseguís un vaso de cristal un tequila y poca ostia más vais a necesitar. Eso sí, dependiendo del vaso también habrá diferencias. Si lo sirves en un vaso de chupito, pues aquello no tiene mucho misterio. El tequila no se va a abrir ni oxigenar del todo bien pero no te desanimes compadre si no tienes otro vaso pues más vale pájaro en mano que patada en los cojones ¿no?

Lo mejor es si tienes una copa de coñac servirlo y tomarlo con ella. Llena un tercio de la copa, deja que el tequila respire durante unos minutos y luego ve tomándolo poco a poco, dejando cada sorbo unos segundo en la boca antes de tragar para captar los sabores.

La copa de coñac viene de puta madre por que es ancha por abajo y estrecha por arriba. Esto significa que el tequila va a estar bien extendido, se va a poder oxigenar bien, pero a su vez todos los olores se van a concentrar en la parte alta. Así que ya sabes huelelo bien antes de beberlo.

Tequila y Sangrita

No os alteréis, no estoy sugiriendo que toméis tequila con la sangre de vuestros enemigos o alguna cosa así. Aunque si es lo que queréis no seré yo quein os juzge.

La sangrita es una bebida no alcohólica, base de zumo de tomate y naranja, que se prepara en México para acompañar al tequila. Es su hermana de armas, su compañera inseparable. Si el tequila es Clyde la sangrita es su Bonnie.

Juntos pero separados, no la lieis parda. Cada uno en su vaso, por separado. En México se sirve un caballito de tequila y uno de sangrita (vasos de chupito). Lo que haremos será tomar un trago de uno y del otro de manera intercalada.

La verdad que estas dos bebidas se complementan mejor que la mayoría de los matrimonios. En México se puede comprar ya hecha, pero como lo casero es siempre mejor aquí os dejo aquí la receta:

  • 1 taza de zumo de tomate
  • 1 taza de zumo de naranja
  • 3 cl (1 chupito y medio) de zumo de lima o limón
  • salsa picante (por ejemplo tabasco) mejor probar con unas pocas gotas primero y ya si tal le váis agregando más
  • salsa Worcestershire a gusto
  • sal y pimienta a gusto

Ojo con la salsa picante que como os paséis no solo os va a picar al entrar sino también al salir.

Tequila con hielo

Alguno querrá matarme por escribir esto, pero bueno. Si lo queréis tomar con hielo mejor que sea uno solo y grande para que tarde más en derretirse. Coger un vaso ancho meter hielo y tequila y listo. Esta forma suaviza mucho el golpe de alcohol, pero claro a costa de otros sabores. Si te estás iniciando en el mundo del tequila pues con hielo es más facil, pero a la a larga pruebalo también solo.

Tequila con sal y limón

Si al final del todo. Esto no es casualidad, con sal y limón es la forma tal vez más conocida de tomar el tequila. A mí personalmente me cabrea bastante por que la forma en la que lo han popularizado los estadounidenses de sal – tequila – limón todo de golpe y lo más rapido posible me parece un tremendo insulto a los fabricantes de esta bebida.

El limón o lima y la sal pueden ayudar a resaltar algunos sabores, pero también a matar otros. Beberlo con sal y limón no es por tanto una puta locura y los mexicanos también lo toman así pero no como los estadounidenses.

Si quieres tomar el tequila así, coge un vaso de chupito moja el borde con limón y una vez mojado pásalo por sal. Haciendo esto la sal se va a quedar pegada a los bordes del vaso. Después rellena el vaso con zumo de lima o limón. En otro vaso separado sirve el tequila y ahora si ve intercalando un trago de tequila con un trago de zumo de limón con la sal en el borde.

Y ya está, bienvenido al primer día del resto de tu vida. Ya eres un poco menos mamón.

tequila a palo seco
Gracias por la foto a charo_tames
Suscíbete y pasa a formar parta de nuestra comunidad de mamones
Loading

2 thoughts on “Tequila a palo seco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: