Whisky a palo seco, si señor. Por que aquí no hemos venido a hablar de whisky-cola u otros preparados, que vosotros como veteranos cierra-bares conoceréis más que de sobra. De lo que se trata aquí es de disfrutar esta bebida en un estado más puro, en pelota picada. Evitando que nuestros paladares agilipollados se distraigan con el sabor de un refresco o zumo multivitamínico, en definitiva de Whisky a palo seco. De mezclas ya hablaremos en la sección de cócteles y combinados.

Pues bien lo primero de todo, regla número uno para dejar de ser un mamón es:

¡NO TOMÁRSELO DE UN SOLO TRAGO! (a menos que seas un mamarracho sin remedio)

Esto parece jodidamente básico, pero Hollywood a hecho mucho daño a la cultura del buen beber y esto hay que remediarlo. Y no me cansaré de repetir esto en otros posts. El Whisky a palo seco poquito a poco, como un baile lento y pegado. No como un jodido reggaetón.

El Whisky tiene miles de matices lo cuales a su vez dependerán del tipo que toméis. Vale la pena probar a beberlo de la forma más pura posible. Así que abre la boca y cierra los ojos:

En vaso de cristal, el plástico hace que pille sabor a condón. Dejar reposar en el vaso 5 minutos para que se oxigene. Después ir bebiéndolo dando pequeños sorbos (como si estuviera más caliente que tú en el instituto). Dejarlo en la boca unos segundos antes de tragarlo para captar todos los sabores.

Beber Whisky a palo seco:

  1. Solo: mejor solo que acompañado de mamones ¿no? A temperatura ambiente es el estado más puro. Sus ventajas son que podrás captar los matices sin adulterar, fuertes, intensos y con un aroma que puede tumbar a tu suegra. A mí me gusta tomarlo con un vaso de agua a parte para enjuagar y que cada sorbo sea como el primero. (puta locura de principio a fin).
  2. On the rocks (con hielo): la expresión “on the rocks” viene de que antiguamente los escoceses enfriaban el whisky con piedras enfriadas en el río (¿como te quedas?). Si lo vais a tomar así lo mejor es que uséis un solo bloque de hielo grande para que no se derrita rápido, se ague y te joda el lingotazo. También puedes probar con piedras enfriadoras especiales para whisky y así no se te agua nada de nada. Tomándolo así se suaviza bastante, sobre todo la nota de alcohol, así que es una opción de puta madre para neófitos.
  3. Con agua: ¡pero muy poca! Lo mejor es ir probando echándole primero solo unas gotas (o por ejemplo usando una cucharilla de esas que usáis para tomar vuestra infusión de mamarracho). El agua hará que los sabores se abran y a la vez se suavicen. La verdad que esta opción sorprende un huevo, es increíble el efecto que unas pocas gotas de agua pueden llegar a tener.

¿Con agua, con hielo? ¡Pero si eso no es Whisky a palo seco! Venga no seáis mamones. Lo que queremos es mantenernos fieles al pleno sabor de esta bebida y ni hielo ni el agua (utilizados correctamente) nos van a afectar a esto. Es más, para muchos Wiskys es hasta recomendable beberlos así.

2 thoughts on “Whisky a palo seco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: